• Val

VIVIR AGRADECIDOS MAS ALLA DE LAS FIESTAS


"Den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús"1 Tesalonicenses 5:18 (NVI)


Más allá de la época de fiestas, en la que todo usualmente es más alegre y la atmósfera cambia, ¿qué ocurre durante el resto del año? ¿vivimos realmente agradecidos, valorando lo que tenemos? Cuando el agradecimiento se convierte en una práctica diaria, la alegría de las fiestas se extiende y se mantiene a pesar de las circunstancias. Aquí comparto varias formas para hacer de esta práctica un hábito familiar.


Pongamos nombre y apellido a cada motivo de agradecimiento


¿A quién damos gracias? Además de agradecer a las personas que tienes a tu alrededor y reconocer el valor tan especial que agregan a tu vida, quizá des gracias a la vida como tal. Pero ¿qué/quién es la vida? ¿Qué determina que la vida nos dé razones para estar agradecidos?


Esta es una época ideal para llevar la acción de dar gracias más allá de lo que conocemos popularmente. Es un tiempo para recordar que las cosas no ocurren al azar. Que hay una razón detrás de todo lo que nos pasa, alguien que todo lo conoce, todo lo ve, y trabaja para que todas las cosas que ocurren contribuyan para el bien de quienes confiamos en El y lo amamos (Romanos 8:28). Se trata de Dios, nuestro Creador, el Autor de todas nuestras bendiciones y el más interesado en que tú y yo estemos felices y agradecidos.


El es quien organiza y sostiene las vidas de quienes decidimos confiar en El. Gracias a El tenemos lo que tenemos y estamos donde estamos. No se trata de profesar una religión en lo absoluto, se trata de reconocer que la vida no es una sucesión casual de coincidencias, un resultado de planetas alineados o una afortunada (o desafortunada) combinación de sucesos al estilo de una lotería. El está detrás de tus bendiciones y solo está esperando que le demos el crédito que merece.


Más allá de dar gracias a la vida, te animo a darle gracias a Dios. Así, abrirás un diálogo en el que vas a comenzar a recibir respuestas a tus preguntas, orientación cuando tengas que tomar decisiones, y consuelo cuando las cosas se pongan difíciles. Verás que el dar gracias toma un valor diferente y relevante cuando deja de ser una frase abstracta y se convierte en una verdadera acción

Convirtamos el dar gracias en un hábito familiar


En segundo y último lugar, quiero preguntarte ¿es la acción de dar gracias una práctica continua en tu vida? ¿Lo haces cuando las cosas no están tan bien? ¿Lo haces durante el año? Si la respuesta es no, hay una práctica súper efectiva para crear el hábito de vivir agradecidos.


Comencemos escribiendo 3 razones por las cuales nos sintamos agradecidos cada día. Sean pequeñas o grandes, estas razones nos hacen sonreír y nos mantienen enfocados en las bendiciones que tenemos y no en lo que nos falta. Lee la lista en voz alta y dale gracias a Dios por estas tres bendiciones. Cuando estés triste, lee la lista y una sonrisa vendrá a tu rostro de manera inmediata.


Darle gracias a Dios específicamente y hacerlo a diario, es la base de una vida feliz que atraerá aún más motivos para vivir una vida de agradecimiento. Cuando esto pasa, nuestros posts y conversaciones toman un sentido mucho más significativo y especial. A nivel familia, nuestros hijos aprenden más de nuestras acciones que de nuestras palabras y será muy lindo ver cómo ellos entienden y repiten lo que realmente significa dar gracias.



© 2018 Todos los derechos reservados

  • Relatos de Familia Facebook
  • Relatos de Familia Instagram