• Val

5 TIPS PARA VIAJAR EN AVION CON LOS CHIQUITINES DE LA CASA

Que las vacaciones sean vacaciones de verdad!


A tres días de irnos para #Brasil de #vacaciones con los pichurritos, nos faltaban un montón de preparativos. No sabíamos por dónde empezar, especialmente después de tantas noches sin dormir bien porque Isabella, nuestra #bebé, se nos enfermó en esos días.

Estábamos a la expectativa porque sería nuestro primer viaje internacional en avión como #familiade4. Sería la primera vez para Isabella y para Dani, aunque viajar no es nuevo, sería una primera experiencia como #toddler, como niñito con opinión, carácter más formado y rutinas que estábamos a punto de romper.


Tuvimos unos cuantos aprendizajes, pero en general fue una experiencia positiva. Otro momento en #familia que logramos disfrutar y convertir en tiempo de calidad a pesar del cansancio. Aquí compartimos 5 consejos para viajar con los pequeñitos de la casa sin que sea una odisea y que tanto ellos como nosotros podamos disfrutar las vacaciones de principio a fin.


1. Antes de empacar, escribe todo lo que necesites

Con niños pequeños, la mente siempre está tratando de funcionar con un millón de cosas a la vez. Las listas son nuestro mejor aliado de planificación para que no se nos quede nada importante, especialmente cuando se trata de insumos esenciales para nuestros nenés - como el kit de remedios, termómetro, fórmula, etc.


2. Conoce los derechos y restricciones de equipaje de tu aerolínea

Cada persona que paga por un pasaje/ticket, tiene derecho a llevar dos maletas grandes (el peso varia según la aerolínea) y una maleta de mano. La ventaja es que, además de las dos maletas que puedes registrar bajo el nombre de tu niñito (si tiene dos años o más) puedes incluir el carseat sin costo adicional porque no cuenta como equipaje.


Si viajas con bebé menor de dos años hay que planificarse para llevarlo cargado. Si es menor de 9 meses, es posible que quepa en las cunas estilo moisés/bassinet que algunas aerolíneas tienen para los vuelos internacionales. Es recomendable llamar a la aerolínea con anticipación para reservar la cuna y los asientos para los padres al lado del área donde la colocan.


3. Has una lista para el equipaje de mano

Además de la lista para el equipaje convencional, es recomendable hacer una lista para el equipaje que llevaremos a la mano en el avión. Considera la hora y la duración del vuelo, así como las rutinas de tus hijos en ese horario. No es lo mismo un vuelo de día que uno de noche. Nuestro viaje de ida a Brasil fue de día, los nenés estuvieron despiertos un 70% del vuelo, así que había que mantenerlos entretenidos, bien alimentados y cómodos durante muchas horas. Afortunadamente nos fue muy bien. Teníamos todo tipo de snacks, suficiente formula para Isabella, juegos y juguetes favoritos (marcadores, libros para colorear y leer, los animales de la hacienda, teethers) mantas y cambios de ropa de sobra para ambos.


4. Replica las rutinas de tus hijos durante el vuelo

Los bebés y niños responden muy bien a las rutinas porque el saber qué esperar les da seguridad y calma. Un viaje en avión es una situación incierta, pero si replicamos las rutinas que normalmente siguen nuestros hijos a diario y las adaptamos a las circunstancias, tendremos una mejor experiencia de viaje.


Esta foto la tomamos antes de abordar el avión para regresar de Brasil. Era un vuelo nocturno y ya Isabella estaba lista y empijamada para dormir (su cara seria es de sueño). A Dani le hicimos su rutina de la noche cuando nos montamos en el avión.

Hace un tiempo cuando fuimos con Dani a Hawaii, llegó su hora de dormir durante el primer vuelo y logramos seguir una rutina parecida a la que teníamos en casa todas las noches. Le cambiamos el pañal, lavamos su carita, manos y dientes y le pusimos su pijama. Leímos una historia de su Biblia para niños, tomó su tetero y para nuestra sorpresa, se quedó dormido y no se despertó cuando hicimos la conexión con el segundo vuelo ni cuando aterrizamos en Hawaii. Durmió casi la misma cantidad de horas que dormía en su cuna y la gente a nuestro alrededor no podía creer que había un nené en el avión porque nunca lo escucharon.


5. Decide disfrutar

El propósito de las vacaciones es disfrutar, desconectarnos y pasar tiempo de calidad en familia. Esto es algo que perdemos de vista fácilmente con el cansancio de la logística de cuidar niños pequeños y mantenerlos bien atendidos, alimentados y sobre todo, entretenidos durante el viaje.

Así que el disfrute es una decisión. Si escogemos disfrutar, ningún imprevisto que ocurra durante la espera en aeropuertos y en el avión, nos va a impedir valorar este tiempo tan precioso en familia.

Preparación, organización y practicidad son esenciales, pero si no decidimos disfrutar, llegaremos a nuestro destino y/o a casa amargados. Cansados, pero felices es el mejor estado emocional en el que podemos estar. Es nuestra decisión!


78 vistas

© 2018 Todos los derechos reservados

  • Relatos de Familia Facebook
  • Relatos de Familia Instagram