• Val

5 LECCIONES QUE PODEMOS APRENDER DE PAPA

Actualizado: 1 de oct de 2018


Ser #papá es muy diferente a ser #mamá, y las mamás que queremos tener todo bajo control a nuestra manera, tendemos a no dejar a los #papás fluir de manera natural. Pero cuando lo hacemos, es sorprendente lo que podemos crecer y aprender entendiendo que papá también tiene razón y su estilo es parte de un diseño perfecto de #familia que Dios imaginó cuando nos creó.



Estas son las lecciones que podemos aprender cuando entendemos que las diferencias entre papá y mamá existen para enriquecer la dinámica familiar, traer equilibrio para un día a día saludable y construir familias felices.


1. Cero Culpa

Es impresionante como papá no tiene que lidiar con sentimientos de culpa, porque simplemente no se enfoca en lo que no puede hacer por/con sus hijos, sino en lo que sí puede hacer.

¿Llegó tarde del trabajo? No pierde tiempo sintiéndose mal porque no aprovechó la noche con sus hijos. Los abraza, juega con ellos unos minutos, los niños están felices, papá está tranquilo y la vida sigue. Mañana llega a tiempo para disfrutar a los hijos y aquí no ha pasado nada.


2. Buen Humor

La nené se comió un insecto, el niño llegó de la escuela con un golpecito en el brazo, la ropa de la bebé se manchó de comida justo antes de llegar a un compromiso importante, el nené lanzó la comida al suelo o no llegó al potty a tiempo, cualquiera que sea el ejemplo de una situación estresante para mamá, es un motivo de risa para papá. No es que no lo tome en serio, sino ¿qué ganamos con sentirnos mal o estresarnos por algo que tiene solución y que juntos podemos trabajar en arreglarlo?


3. Creatividad y Practicidad

La habilidad que tiene papá de inventar soluciones prácticas para absolutamente todo es admirable. No es que sean las soluciones ideales ni mucho menos perfectas, pero funcionan para resolver en el momento y eso es algo que hay que aplaudir en vez de criticar. Acomodar el tetero de la bebé con un juguete para que pueda tomárselo solita en un momento crítico fuera de casa, es un ejemplo clásico.


4. Flexibilidad

Con la practicidad, viene la flexibilidad que es positiva porque trae balance en un día a día rutinario. Es importante destacar que los niños desde muy pequeños responden muy bien a las rutinas, pero de vez en cuando es bueno dejar que papá implemente variaciones a su modo. No todo puede ser tan estricto siempre. A veces un poquito más de tele, una comida diferente o acostarlos a dormir más tarde, es saludable para los niños que van entendiendo que con papi, hay cosas que cambian y son incluso más divertidas, aunque cueste admitirlo.


5. La forma de conectarse

El estilo de papá también sale a relucir en la forma como se conecta con sus hijos en el día a día. Los juegos, gestos, abrazos, incluso las palabras son diferentes y van creando una conexión especial que genera una linda expectativa por parte de los hijos.

Papá sabe ser juguetón y comportarse como niño (a veces siento que tengo tres niños en casa en vez de dos) y al mismo tiempo tiene la capacidad de ser firme y darle seguridad a sus hijos a través de la autoridad que Dios le ha dado como #padre y cabeza del hogar.

Dani todas las mañanas se levanta y va directo a despertar a papá (qué maravilla) para que lo cargue y bajen juntos a buscar la leche con chocolate (por cierto, orgánica, low fat y mezclada con leche 2% en partes iguales). Cuando papi llega del trabajo, Dani solo quiere montarse encima del papá y jugar lanzándose encima de él, el papá lo lanza y yo a veces prefiero no ver porque me da nervios, pero es la forma en que ambos se disfrutan el uno al otro y se conectan fortaleciendo sus lazos de padre e hijo.


Yo mientras tanto me derrito de amor al ver a mis hijos con su papá y me enamoro cada vez más de esas diferencias con las que tanto peleo. La diversidad en el hogar es una bendición hermosa, no les parece?

0 vistas

© 2018 Todos los derechos reservados

  • Relatos de Familia Facebook
  • Relatos de Familia Instagram